Todo lo que es materia, por estar formado por átomos, tiene un campo electromagnético que lo rodea. Esto es utilizado en la Fotografía Kirlian.

En el año 1939, en un laboratorio de Ucrania, el Ingeniero Semyon Kirlian, reparando un aparato de electroterapia tiene un accidente producido por haber acercado demasiado la mano a un electrodo, el cual provocó un destello de luz procedente de un chispazo. Se interesa por este hecho y fotografía su mano tras una lámina de papel fotosensible. En el revelado de las fotos de sus primeros experimentos aparece el dibujo de la mano parecida a una radiografía, pero rodeado de una aureola y cubierta por colores e infinidad de puntos de tonalidades claras, saliendo luminoscidades de los dedos como si fueran tipo reflectores. A través de investigaciones y nuevos experimentos se pueden percatar que los puntos acupunturales aparecen como sectores de intensa luminiscencia. Por primera vez se pueden fotografiar los puntos de los meridianos de energía. A través de un conversor de frecuencias ubicado en una cámara fotográfica denominada “cámara Kirlian”, se puede fotografiar la longitud de onda del campo energético que rodea a todo objeto que no puede verse a simple vista. Esto lleva a la elaboración de una técnica terepéuta calificada como preventiva.

Con el paso del tiempo se han establecido diversos patrones relacionado a patologías físicas, emocionales y espirituales a través de los cuales se puede diagnosticar el estado del paciente “hoy”. Este técnica utiliza un sistema electrónico para producir un potencial alto en alta frecuencia, pero de baja intensidad. Esto se aplica a la placa de exposición que se encuentra bien aislada, se coloca una película fotográfica de 35 mm donde se imprime la huella digital, y es allí donde se puede visualizar el campo energético de los dedos.

En la actualidad existen cuatro patrones registrados y patentados los cuales son:

1- Patrón Peter Mandel (de Alemania)

2- Patrón Newton Milhomens (de Brasil)

3- Patrón Giuseppe Ambrosini (de Italia)

4- Patrón Semyon Kirlian (de Rusia)

El físico Dr. Konstantiín Dorotkov, profesor de la Universidad de San Petersburgo, es el crador de la técina GDV (Gas Discharge Visualization), con la cual se puede medir el cambo eletromagnétido a partir de la toma de imágenes Kirliangráficas pasándolas a una computadoras, permitiéndo un mejor estudio. Personalmente y más aún luego de haber hablado con el creador de la “cámara Kirlian” que yo utilizo desde hace años (Luis Buccino), no estoy totalmente de acuerdo con las imágenes que se pueden visualizar en el ordenador, lo cual no viene al caso detallar la explicación en este momento.

El Dr. Korotkov y Peter Mandel descubren que en los diez dedos de las manos se encuentra toda la información holográfica del cuerpo humano desde el punto de vista físico y emocional. Tomando imágenes con la cámara Kirlian de los diez dedos de las manos y dividiéndo éstos en sectores, obtenemos la correspondencia con los distintos órganos, zonas del cuerpo y lo correspondiente a la parte emocional. Para tener una idea, en la figura adjunta vemos un esquema general.

Las experiencias que he tenido con los pacientes o las personas que desean obtener un diagnóstico con la técnica de la Kirliangrafía desde hace más de cinco años, es impresionante. Admiro a quienes han logrado este desarrollo, ya que a través del diagnóstico Kirlian se logra saber el “estado actual” de la persona. Sus posibles patologías; sus sistemas fuertes o débiles; presencia de inflamaciones; infecciones; desequilibrios hormonales; el estado emocional; existencia de angustias que pueden ser conscientes o inconscientes; estados de bronca e ira; la presencia de exceso de medicación alopática u homeopática; la evolución y cualidades paranormales; estrés emocional e incluso si está relacionado con personas allegadas a su círculo más íntimo o no; la vivencia de decepciones; energías nocivas provenientes del exterior o de ella misma, y otra tanta cantidad de datos que determinan cómo está viviendo la persona hoy en día, permitiéndole potenciar lo que es positivo y mejorar o cambiar aquello que no le permite una buena salud o que interrumpe su evolución como ser humano.

También es impresionante el cambio que se presenta al volver a fotografiar los dedos luego de unos meses de haber realizado un tratamiento en el consultorio, corroborando con la persona misma los cambios positivos que se dieron.

Recomiendo absolutamente el diagnóstico a través de la técnica de la “Fotografía Kirlian”.