La Moxibustión china tiene su origen por el año 520-150 antes de nuestra era. Su descubrimiento está estrechamente relacionado con el fuego, ya que en aquella época supieron darse cuenta que éste no sólo podía ser utilizado para eliminar el frío, elevando la temperatura térmica del cuerpo, sino que aliviaba alguna dolencia.

Es un método terapéutico en el cual se utilizan ciertas materias combustibles o medicamentos para quemar, cubriendo la zona del cuerpo (punto) elegido para realizar el tratamiento o el lugar afectado. Por la estimulación de calor que produce la moxaterapia se tiende a regular el equilibrio de las funciones fisiológicas del cuerpo humano a través de los meridianos y colaterales (canales de energía que circulan por el cuerpo).

Las materias que se utilizaban al principio en la moxibustión eran ramas de árboles y hierbas .Comenzaron utilizando hojas de artemisa (planta con la cual se fabrican medicamentos).

Existen diferentes métodos de aplicación como por ejemplo la moxibustión directa de conos de moxa suelta (se aplican conos de moxa directamente en el punto seleccionado).

En la moxibustión indirecta se interponen materias entre la moxa y la piel (como ajo, jengibre, sal, puerro, y otros).

También se utiliza moxa suelta en forma de cigarrillos con diversas técnicas de aplicación, ya sea sobre un punto o zona específica o sobre el recorrido de un meridiano de energía.

La moxibustión "calienta" los meridianos, dispersa el frío, regula la circulación de la sangre (recupera el Yang), elimina hinchazones, atiende enfermedades crónicas, y resulta excelente en el tratamiento de los espasmos. Es muy importante para tratar el trismus (endurecimiento de la mandíbula inferior), y actúa como prevención de éstas y otras enfermedades, siendo también eficaz frente a la aparición de forúnculos, mordedura de insectos, asma, como otras patologías.

Los tres métodos característicos de aplicación son: moxibustión con conos de moxa suelta, moxa en forma de cigarrillos y con agujas templadas (aplicación sobre las agujas que se utilizan en acupuntura).

La moxa más pequeña puede tener el tamaño de un grano de trigo.

En la moxibustión directa el dolor puede ser muy grande e incluso suelen quedar cicatrices en el lugar de aplicación, a tal punto que en la antigüedad se pensaba que cuanto más dolor producía mejores iban a ser los resultados de la aplicación, por lo tanto quien aplicaba la moxa le brindaba al paciente cremas para tratar la cicatrización producidas por las quemaduras.

Desde la antigüedad se utilizaba especialmente para el fortalecimiento físico y para prevenir enfermedades. En diversas obras de autores chinos se lee:

“los que van a viajar se hacen moxibustión, por eso no se contagian de enfermedades epidémicas”…… “Al aplicar moxibustión en cada estación del año en el ombligo, se fortalece la energía original y se prevé toda enfermedad”…… “Para una persona sana, si se utiliza moxibustión, aunque no podrá vivir para siempre, podrá vivir más de 100 años”

Es importante tener claro que el terapeuta que utilice esta técnica, deberá saber con exactitud cuándo y cómo aplicarla, ya que si la enfermedad o síntoma del paciente es producida por una causa Yang (por ejemplo exceso de calor), la moxaterapia podría agudizar el dolor y empeorar la situación en lugar de lograr su alivio o erradicar el mismo. De la misma manera, al quemar hierbas, se libera humo que puede ser perjudicial si el paciente resulta alérgico o es asmático y estamos realizando el tratamiento en una habitación cerrada sin ventilación.

Con la moxibustión se realizan excelentes tratamientos, pero para su aplicación se debe tener un buen conocimiento de los criterios y las pautas que brinda la Medicina Tradicional China en cuanto a las posibles causas que producen síntomas de dolor o patologías para lograr un efecto que lleve a la solución de las mismas.