Hace varios años que el Instituto cuenta con el privilegio de tener una de sus actividades exclusivas como son los “Talleres vivenciales de Meditación”. Puedo ver semana a semana como los grupos de alumnos de estos Talleres entran al salón con ropa cómoda,sin apuro y con ganas de seguir vivenciando la cualidad de todo ser humano de poder alcanzar con sus propios medios la armonía interior. Evidentemente que el apuro de la sociedad toda, en ocasiones no nos permite “frenar a tiempo”, y ni siguiera apagar media hora el teléfono celular para “darme cuenta” de lo que soy.

Desde mi adolescencia practico meditación, pero nunca tuve la oportunidad de tener talleres como estos, donde en cada clase se entrega material, se charla y explica el mismo, se preguntan las dudas, y se medita, poniendo en práctica lo visto en clase.

El proceso que se vive en el transcurso de las clases, diseñado por la profesora, permite no sólo cultivar el conocimiento, sino poder ir profundizando y plasmando en la vida diaria, sin esfuerzo, una forma de dominarse (no reprimirse), y conocerse más a uno mismo para poder vivir más cristalino a los sucesos de la vida, manteniendo las emociones equilibradas y por ende sin desmejorar la salud. 

Fueron y siguen siendo muchas las vivencias y las experiencias de los participantes como por ejemplo, uno de ellos que al comenzar con los talleres estaba medicado con psico-fármacos múltiples, y después de seis meses de práctica, según prescripción médica, necesitaba “sólo un medicamento”. Estudiantes vieron aumentada su capacidad de memoria y resultados positivos en sus estudios. Otros tantos con problemas de ira, broncas y mal humor, se “asombraron” al ver los cambios logrados en las mismas situaciones que les causaban estas actitudes, así como personas que pudieron liberarse de fobias y miedos. 

La profesora guía que está a cargo de los Talleres es:

Natividad Martínez (también Terapeuta en medicina complementaria egresada del Instituto, y docente de escuela primaria entre otros) 

Nada mejor que dar paso a ella misma, y esto es lo que nos dice:

“CONÓCETE A TI MISMO Y CONOCERÁS EL MUNDO”

La meditación es una herramienta para la búsqueda de la felicidad y la paz interior que tanto ha ocupado a la raza humana a través de los tiempos.

Todos los elementos que hemos ido construyendo y conquistando socialmente no han satisfecho nuestra necesidad interior de armonía entre lo que somos y lo que nos rodea.

Esto se debe a que cuanto más conocimiento almacena la mente, menos podemos oír la verdad que está en nosotros.

Los talleres de meditación tienen por objetivos. 

- Reeducar nuestra atención trabajando la concentración con todas las prácticas conocidas.

- Armonizar el cuerpo físico y mental, para lograr optimizar la meditación como medio de auto-conocimiento y ayudarnos a comprender la realidad.

- Profundizar en los aspectos que actúan como limitantes para llegar a la aceptación de nuestras vidas y vivencias. Los miedos, los juicios, los dolores morales y los físicos.

Estos talleres no poseen orientación filosófica ni religiosa.

- El contenido está pensado para un público sin límites de edad.

- No requiere ninguna formación previa.

- La participación no compromete ninguna opción personal religiosa ni filosófica.

Para participar en los talleres sólo se requiere.

- De la voluntad del participante. 

- La disposición al respeto propio y al grupo.

- Ropa cómoda.

- Un tiempo para dedicarse a sí mismo.

Después de varios años de realizarlos, hemos recibido enormes satisfacciones en los resultados, lo que nos impulsa a continuar, a mejorar.

Son maravillosos los testimonios, y enorme nuestro agradecimiento a todos los que nos han permitido crecer juntos.

Así que reiteramos la frase que encabeza, escrita hace milenios en la puerta del templo de Delfos en Egipto:

“… conocernos cómo parte del todo, aprender que el todo existe en cada uno de nosotros, es el gran aprendizaje para alcanzar el equilibrio pacificador…”

Participar en tu crecimiento verdadero y que participes del nuestro es la invitación, para que entre todos logremos el milagro de hacer mejores personas.