Más de una vez tenemos que haber sentido las palabras Prana, o Ki, Chi, Energía Vital, o Energía Universal y otros nombres que se le ha puesto a una fuerza vital que mantiene todo lo que existe, que mantiene la vida.

El sonido se escucha, la luz se ve, el Prana es extraño porque casi no se escucha y casi no se puede ver, se nos esfuma con facilidad a nuestros cinco sentidos. Pero es. 

Y si nos familiarizamos con esta fuerza, la conocemos, aprendemos a percibirla y utilizarla conscientemente, lograremos encontrar la calma con rapidez, aumentaremos nuestro sistema inmunológico, controlaremos emociones nocivas como la ira sostenida, broncas, ansiedad y angustias con las que no puedo, entre otras, y junto con otros beneficios, nos arrimamos más a la buscada felicidad.

Son varios los caminos que nos conducen hacia esta meta, y en este caso, la Terapeuta y Profesora Ana María Fernández nos guía por uno de ellos: el Yoga.

Nos comenta Ana María:

“Personalmente practiqué Yoga en diferentes etapas de mi vida, recibiendo sus maravillosos beneficios, pero sólo como alumna o participante de las clases.

Con el tiempo empecé a sentir la necesidad de poder transmitir a otros lo que estaba recibiendo. Y fue así que por intermedio del Instituto de Educación Centro DEI,  en el cual he recibido su educación en distintas ramas de Medicina Natural, habiendo obtenido varios Certificados, como el  de Master en Digitopuntura entre otros ya sea a través de cursos o Seminarios, conocí a Valeria, quien daba clases de Yoga en ese momento, pero también preparaba a futuros Instructores. Había llegado entonces para mí, el momento de dar otro paso, y fue así que me recibí de Instructora de Yoga en el año 2012. Otra experiencia maravillosa!!!! Para quienes nunca hayan recibido los beneficios del Yoga les puedo decir que es una técnica y una práctica milenaria que nos ayuda a darle atención a nuestro cuerpo, mente y respiración, logrando un equilibrio integral, disminuyendo el estrés, proporcionándonos mayor flexibilidad tanto en nuestro cuerpo como también en nuestra mente, obteniendo como resultado un cuerpo más sano, y una mente más libre, convirtiéndonos en seres mas felices.

Incluye posturas (Asanas), ejercicios de respiración (Pranayamas) y meditación.

El Yoga no busca competir con el otro, sino todo lo contrario. Es una búsqueda hacia un crecimiento interior. Todos lo pueden practicar, desde niños hasta adultos mayores, incluso embarazadas, pero deben ser guiados por una persona especializada con mucho cuidado y amor. Por ello es tarea del profesor/a saber qué técnicas  y posturas son las más indicadas para cada practicante.

Los invito entonces a conocer nuestro Instituto y participar de la práctica de Yoga experimentando y disfrutando de sus beneficios”.

                                                                                                                                                      Profa: Ana María Fernández

Horarios de clase:

Lunes y Jueves: de 10:00  a  11:30  hs

                Jueves:  de 17:00  a  18:30  hs